Le regaló un papelito en el que había escrito la palabra “rosa”, luego otro con la palabra “colgante”, y otro con “pendientes a juego”. Ella se acostumbró pronto a aquella fantasía compartida, a sus “cajas de bombones de marca cara” que no engordaban y a los “relojes de lujo” que no necesitaban pilas, y siempre esperaba con ilusión a que llegara la siguiente nota de papel. Su corazón dio un vuelco de emoción el día que recibió el “anillo de compromiso de oro y diamantes”. Pero cuando se fueron a vivir juntos, empezaron a tener dificultades y a descuidar los detalles. Comprendió que todo había terminado en su primer aniversario, cuando él le regaló una “bufanda de lana” en lugar de un “camisón de seda” porque no se lo podía permitir, porque era más práctico y porque la intención es lo que cuenta.

9 Responses to “Rutina”

  1. Mega Says:

    Otra forma que caer en la trampa (de tu anterior micro).
    Un abrazo

  2. Javi Says:

    ¡Fantástico!

    ¿Ves? Este tipo de microrelatos sí que me dejan fascinado. Sin galanes hambrientos ni similares disparates… Sólo puros sentimientos.

    Me ha encantado.

  3. la cueva de los locos Says:

    Fantastico, realmente fantastico.

  4. GFrancisco Says:

    Ni escribir un papelito se salva de la rutina… demasiado afilado el bisturí. Un lujo de microrrelato.

  5. Dánae Says:

    Impresionante microrrelato. No podría describir mejor la vida con mi ex…solo que ni siquiera había papelitos.

  6. José Ignacio Says:

    Buenísimo.
    ¿Me dejas que lo copie para mi blog?

  7. Anis Says:

    notas con regalos, genial…

  8. maldito columpio Says:

    Es un cuento precioso y muy triste.
    Aunque yo prefiero una bufanda bonita
    a un camisón de seda.

  9. urkan Says:

    Por algún extraño motivo he recibido en mi feed unos cuantos relatos. No sé si ha sido casualidad o es que has vuelto a actualizar el blog. En cualquier caso, ha sido un gusto volver a leerte.