Queridos Adela y Cristóbal:

Sucedió el jueves pasado. Entré en casa y la pared del salón no estaba. Mi nuevo vecino en su sillón, contemplando las noticias en mi televisor.

– He pensado que si vamos a vivir juntos, deberíamos casarnos. Por el “qué dirán”.

Así, de repente, no encontré ninguna razón para oponerme. La boda se celebrará el próximo domingo. Iglesia de San Lorenzo. Pamela imprescindible, dada la época del año.

Un abrazo,
Julia.

Toda vez que, por necesidades económicas, Mastropiero se vio obligado a componer música “a pedido”, o por encargo, produjo obras mediocres e inexpresivas. Por el contrario, cuando sólo obedeció a su inspiración, jamás escribió una nota.

(Les Luthiers)