Estaba tan convencida de que tarde o temprano la iba a engañar que decidió no casarse con él, no acudir a la cita, no comprarse ese vestido, no entrar a trabajar en aquella oficina, no estudiar en la Universidad, no alternar con esos chicos del instituto, no pasar los veranos con sus abuelos, no llegar a nacer siquiera.

2 Responses to “Celos”

  1. Tresmasqueperros Says:

    Genial, simplemente genial. Te he descubierto hou pero espero pasarme a menudo por aquí. Ya por este cuento, te has ganado un enlace. Enhorabuena.

  2. arrumacos Says:

    ¡Extraordinario! Es de esos cuentos que uno quisiera haber escrito.