Después de una intensa persecución a pie de casi media hora, el policía alcanzó al ladrón, le dio un ligero empujón en el hombro y, antes de darse media vuelta, le dijo: ‘tú la llevas’.

El ladrón se pasaría el resto de su vida sorprendido, recordando cómo en aquel momento se deshizo rápidamente del cuantioso botín, contó hasta diez, y salió corriendo detrás.

28 Responses to “Como niños”

  1. ika Says:

    …y no perdió!
    ( este mínimo me ha producido una bola de risa-sonrisa-placer, que la tengo retenida en el estómago y no la quiero soltar pues desaparecerá)
    yo gano!

  2. Mangamoncio Says:

    Jajajaja. ¡Qué bueno, Idgie!

  3. Olga Says:

    Precioso.

  4. la broma | Ráfagas blogactivistas Says:

    […] Delicioso Como niños […]

  5. la cueva de los locos Says:

    Este microrrelato me parece fantastico. He entrado muchas veces en tu blog aunque no he dejado comentarios. Este micro ha sido el que finalmente ha hecho que me decida a comentar. Espero perder la timidez.

    saludos

    JJ

  6. Ana Pérez Says:

    Buenísimo este microrrelato!!
    Es genial, me imagino al policía, atónito ante la ocurrencia del crío….

    Saludos

  7. David Muñoz Says:

    Surrealista a lo Breton con una chispa kafkiana…Es igual,me ha molado,en román paladín.Dejemos las exégesis literarias para el pedante de Dragó si tal….
    Oye,que sólo cuelgo éste para recordarte que «visites tu Libro de Visitas» xD xD xD……..
    Salu2,David.

  8. Jon Doe Says:

    Me has hecho sonreir de comisura a comisura, dado la vuelta, bueno, casi :)

    Un saludo.

  9. Cigarra Says:

    Gracias por la carcajada que me has hecho soltar. Qué bueno.

  10. Capitán Mazas Says:

    Para alcanzar la perfección cotidiana, faltaría la típica protesta en estricta observancia de las reglas dinámicas del juego improvisado. O sea: «¡jooo no vale!», y luego el resto.

    Siempre mío,
    Capitán Mazas.
    (Comentarista de Lujo (asiático) y Demás Atavismos en Sopas de Gansos)

  11. Idgie W. McGregor Says:

    Madre mía, qué de comentarios pendientes!

    A Olga: Miles de gracias una vez más. Es una pasada aparecer como ráfaga en tu escaparate. :P

    Al Señor de la Cueva: Me alegro mucho de que hayas perdido tu timidez, más que nada por descubirme tu sitio web. Si lo llego a saber publico antes este cuento…

    A Ana: Crío? Qué crío? xD (Gracias, gracias)

    David: Visité mi libro, y recibí tus mensajitos. No sabes la ilusión que me ha hecho! Pero ya te respondo con más calma por email.

    Jon: Ahora eres tú el que me ha hecho sonreír a mí. :)

    Cigarra: Gracias miles también a ti por tooooodos tus comentarios. Me encanta que compartamos tantas cosas.

    Capitán Mazas: Ratifico lo del lujo de tus comentarios, sí señor. Espero ingeniármelas para volver a verte por aquí!

  12. la maga Says:

    Preciosos relatos. GRACIAS

  13. Carpeta Says:

    Maravillosas ocurrencias que desatan sonrisas. Cada vez que te visito me dejas una mueca de satisfaccion…Una delicia. Sigue escribiendo, porfa. ;D

  14. GFrancisco Says:

    No hay mejor surrealismo que el de la realidad de los propios protagonistas. Porque si el poli dice «ven», lo deja todo. Un bucle genial este microcuento.

  15. DoriTabaco Says:

    Me ha encantado.

  16. Daniela Says:

    muy bueno, la mejor parte es la del policía, irónico, pienso yo.

    Aquí dejo el link de mi blog para que le eches un vistazo:

    http://relefast.blogspot.com/

    adios

  17. Dreamer Says:

    Muy bueno wapa. Saludetes.

    JL

  18. frantic Says:

    Idgie, bonita. Pásate por mi casa, la que está en la frontera. Tengo un regalito para ti.

  19. Víctor González Says:

    Me alegra ver otros hortelanos al igual que yo cultivando el micro.
    Lustrosa tú hortaliza literaria, tefilicito.
    Saludos.

  20. Víctor González Says:

    te felicito

  21. Alphonsus Says:

    Hola, muy original, me parece una pagina literaria muy potente. Yo tengo un blog donde puedes leer cosas tambien, te paso la dirección

    http://www.frutadelamor.blogspot.com

  22. Ana Chévere Says:

    Acabo de descubrir tus microcuentos. Son buenísimos, buenísimos. No dejes de escribir.

  23. Pepe Says:

    ¿Intensa persecución?. Cuando alguien persigue a un semejante, ¿cuál es el grado de intensidad?. Le persigo desganado, le persigo un poquito, me dedico a perseguirle de verdad…, ¿ligero empujón?, idem de idem, cuál es la intensidad de un empujón, supongo que es porque persecución y empujón riman. Pero la perla es «salió corriendo detrás», ¿de qué?, ¿de quién?.. no están mal tres conceptos incomprensibles en diecisiete líneas

  24. C. Says:

    Pepe con permiso de Idgi W. déjeme decirle que su falta de criterio es casi equiparable a su agresividad léxica.

    Sin acritud Rey =)

  25. Ana Chévere Says:

    Pepe, ya respondo yo a sus preguntas.

    Mire, un empujón puede ser de muchas maneras: puede ser brusco, fuerte o ligero. Puede ser accidental, juguetón o malintencionado. Para eso están los adjetivos, ¿sabe?, para matizar, para distinguir. Cada uno de estos seis empujones es, pues, distinto. El empujón que le da el policía al ladrón tiene razones para ser ligero. Si le diera un fuerte empujón creeríamos que pretende derribarlo para ponerle las esposas. De hecho es lo que suponemos que hará desde el principio. Es justamente ahí, al enterarnos de que el empujón es ligero, cuando empezamos a sospechar que van a defraudar nuestras expectativas. Y en eso consiste un relato, en defraudar expectativas. Para que nos cuenten lo que ya sabemos, mejor nos dedicamos al macramé.

    Lee «salió corriendo detrás» y pregunta, «¿de qué?». Pues del policía, por Dios, del policía, aquí sabiamente elidido, pero presente en el texto. No hace falta repetir «el policía» ni sustituirlo por un pronombre cuando el referente existe y es cercano. Esto es un cuento inteligente, no un texto jurídico. Eliminando lo innecesario, la frase gana agilidad, algo muy apropiado en un relato sobre gente que corre.

    Sólo le doy un cachito de razón en lo de «intensa persecución», porque si fue a pie y duró media hora es fácil inferir que fue intensa. Añade poco, es cierto, pero tampoco molesta, deja un regusto a cliché de cine de acción que juega a favor del relato, puesto que todo el texto es eso, la subversión de un tópico. No aporta información, sino atmósfera. La atmósfera también es importante.

    Yo tiraría ese cuadernillo de normas que le dio su maestra de primaria. Para escribir bien hay que aprender a diferenciar lo correcto de lo encorsetado.

  26. GFrancisco Says:

    Estimada Ana Chévere:
    Es usted cojonuda. Sin más.
    Atentamente,

  27. Idgie W. McGregor « Yaiza Says:

    […] Cuentos Minimos Posted in humor. […]

  28. noelia Says:

    que linda la …