Mire usted, aquí se lo traigo bien embaladito y con su envoltorio original. No niego que la mayoría de las cosas salen bien. La cómoda, el perchero, el armario, la ventana… Pero tiene que haber algo malo en este espejo. No puedo ser tan feo.

3 Responses to “Devolución”

  1. al Says:

    Las tiendas de espejos deberían tener un probador de espejos.

  2. Idgie W. McGregor Says:

    Huy, no se me había ocurrido, pero tiene usted toda la razón. Un probador en el que se entre con las manos vacías porque lo que se prueba es el espejo en sí.

    O bueno, que te den un sombrero, un bigote o unas gafas para ver cómo funciona con esos accesorios (nunca se sabe).

    Me encanta.

  3. jejo Says:

    – Mirá este … de Guayec Perdomo

    «El que vive en el baño es el peor de todos. Tiene los ojos hinchados como un sapo, y una maraña de estropajo sobre la cabeza. A menudo babea una espuma blanca que vomita sobre el lavamanos. El que vive en el coche no es mucho mejor. Tiene la cara roja y una mirada furiosa, y venas palpitantes a cada lado de la frente. El del ascensor es como un fantasma. Los de los charcos en la calle son deformes y borroneados, y me miran desde abajo con hambre y malicia. Ojalá no existieran los espejos. Así no vería tantos monstruos.»

    Menos mal que los espejos para almas son difíciles de conseguir …
    Saludos.