La baronesa de Ferdinand, viuda rica y excéntrica, acostumbraba a viajar precedida de una larguísima comitiva de mozos, lacayos, porteadores, doncellas, sirvientes, bufones, mayordomos, peluqueros, guardaespaldas y algún que otro amante. A la cabeza de tan extraordinario desfile situaba siempre a su mensajero más elegante, con una breve nota que decía: “Llego mañana”.

10 Responses to “Etiqueta”

  1. Carboanion Says:

    Sólo puedo decir una cosa: xD

  2. ika Says:

    y al dia siguiente le llegó un mensaje, “mañana la esperamos”

  3. la chica de Potedaia Says:

    ika: jajaja x)

  4. Lola Says:

    :P Tendrían reservado un hotel para ellos. Y otro para ella, claro.

  5. mega Says:

    Es lo que tiene tener un séquito que desfila en fila india… ¡y por adelantado!
    ;-)

  6. loli Says:

    No sé cómo he llegado hasta aquí pero me encanta lo que he encontrado. Es como el tesoro que encuentran los chicos de Los Goonies. Tu apellido es el mismo que el de la persona que me ha llevado hasta ti, pero estoy desubicada. Aún así seguiré paseando por un blog tan magnífico.

  7. MsNice Says:

    aplausos, eso es un buen cuento corto, corto cortísimo, pero necesario.

  8. GFrancisco Says:

    Un sentido del humor elegante. Una historia simpática. Delicioso.

  9. la cueva de los locos Says:

    Aunque este le he leido hace tiempo, he de reconocer que es uno de mis favoritos

    saludos

    JJ

  10. Cigarra Says:

    No se para qué sirve un guardaespaldas si camina delante de la persona a la que tiene que proteger, supuestamente. A ese, que lo quite del séquito.