Tiene los ojos tristes de su madre, la nariz griega de su padre, el mentón altivo de su abuela materna y las orejas pequeñas de un primo lejano del que nunca llegó a fiarse demasiado. Lo guarda todo en un cajoncito del salón, porque le gusta tenerlo siempre a mano cuando vienen las visitas y que ellos mismos puedan comprobar el asombroso parecido.

6 Responses to “Herencia”

  1. ariadna Says:

    Esto es lo que yo llamo poder de síntesis para la creatividad. Te felicito!

  2. UVT Says:

    Un poco de humor negro nunca viene mal.

  3. Euxeme Says:

    Para hacer juego: ¡Maravilloso!

  4. Sekas Says:

    Siempre he pensado que las visitas de parientes lejanos son patéticas… Y ahora podré expresarles lo que siento con este increíble microcuento!

  5. Sharpe Says:

    Genial… me ha recordado a las aplastantes verdades de Santiago Eximeno. Le vi cuando navegaba por la red hace unas semanas y me enganche a esto de los microrrelatos. es este: http://www.qualid.es/?id_pre=98
    A ver si e gusta. Saludos

  6. José Antonio Says:

    Vaya, no me esperaba el final. Me ha encantado aunque he de decir que los demás también son muy buenos. Te felicito.
    Me has hecho disfrutar con la lectura.
    Un saludo.