Ella lleva siempre consigo esa lista en la que va anotando todas las cosas malas que tú le has hecho, y también todas las cosas buenas que, a pesar de todo, te ha hecho ella a ti. Cuando habla, cuando discutís, siempre lo hace con la lista en la mano, y tú siempre terminas dándole la razón. A veces eso no te hace sentir bien del todo, y entonces decides ser amable, portarte bien con ella durante un tiempo. Crees que así conseguirás reducir un poco esa lista infinita que te ha tocado llevar sobre tu alma. Y ella la saca, y hace como que cambia algo, pero en realidad sólo ha borrado una a y puede que un par de eles.

6 Responses to “La carga”

  1. Carboanion Says:

    Argh, me veo reflejada ahí. Rencorosa que es una…

    Perdón por un comentario tan estúpido, pero es que la cosa está fatal :P

  2. Rosita Fraguel Says:

    ¡Fantástico!

  3. Oyros Says:

    Soy corto, lo sé, pero necesito preguntar ¿la a y el par de eles es cambiar un ‘él’ por una ‘ella’?

  4. jejo Says:

    Pero igual el borrón sigue notándose …

  5. jejo Says:

    … y no aligera la carga un simulacro de tachón o letras cambiadas …

    ( me dejó pensando esta historia, por eso volví ) ( saludos )

  6. Revangel Says:

    Conozco esa lista…es una lista-grillete y es una lista que no tiene razón de ser. Aún así, siempre la tengo conmigo.

    Me ha encantado tu mini-relato.

    Un saludo.